domingo, 31 de marzo de 2013

Buenaventura Osorio

Buenaventura Osorio.
Imagen tomada de Corporación La Serena.


Nació en La Serena en 1833 y murió en la misma ciudad en 1907, perteneciendo a una familia ligada tradicionalmente a la actividad industrial.

Estudió en el Instituto Nacional Departamental San Bartolomé, actual Liceo Gregorio Cordovez, los estudios conducentes a Ingeniería en Minas, egresando en 1855. El mismo año revalidó su título en la Universidad de Chile, período en que fue alumno de Ignacio Domeyko.

Pedro Pablo Muñoz

Pedro Pablo Muñoz
Imagen tomada de G80.cl

Nació en la Serena en 1828 y falleció en la misma ciudad en 1884. En 1851 fue uno de los promotores del movimiento revolucionario de La Serena (Guerra Civil de 1851). Vencida la revolución, se proscribió al extranjero y a su regreso se dedicó a la minería.

Cooperó en la revolución de 1859 (Guerra Civil de 1859). Formó parte del Estado Mayor del ejército constituyente y luchó en las batallas de Los Loros y Cerro Grande.  Vencido en esta última, se refugió en el destierro hasta 1862 en que regresó del Perú. Fue elegido diputado en 1879.   Se casó con Doña Josefa Espinosa Varela, teniendo sólo una hija, Doña Pepita Muñoz. Se le considera el benefactor del pueblo de La Higuera, al dotarlo de escuela y terrenos para edificios administrativos: Correo, sitio de postas y Registro Civil.





Barack Canut de Bon


Barack Canut de Bon.
Imagen tomada de Corporación La Serena.

Nació el 12 de octubre en la Serena y falleció en la misma ciudad en 1957. Estudió Pedagogía en Artes en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile.

Fue un artista pintor, alumno del connotado pintor chileno Juan Francisco González. Perteneció a la Generación del Trece, generación de artistas pintores chilenos influenciados por la corriente impresionista europea. Su obra pictórica está distribuida en colecciones particulares y museos.

Gabriel González Videla

Gabriel González Videla como
Presidente de la República.

Imagen tomada del blog Colección Scout.

sábado, 30 de marzo de 2013

Gregorio Cordovez del Caso, fundador del Instituto Departamental


Gregorio Cordovez del Caso.
Imagen tomada de Santiago Nostálgico (Flickr)

Nació en La Serena el 24 de abril de 1783. Hijo de don Domingo Cordovez Lamas y de doña Rita del Caso Larrondo, figuró en la vida pública desde 1810. Tanto por su posición social, como por sus luces y fortunas, contribuyó bastante a la independencia nacional, siendo uno de los que organizó las primeras acciones chilenas en el mar durante la guerra, habiendo logrado forzar el bloqueo de Valparaíso en un buque que compró y armó con su propio peculio para llevar de Coquimbo recursos a los patriotas que estaban en el puerto de Valparaíso. En 1817 formó parte de la fuerza expedicionaria del Ejército Libertador que, al mando de Cabot, ocupó la región en febrero de 1817. Con sólo ligeras interrupciones, fue miembro del municipio de su ciudad natal. 


Personalidades que pasaron por nuestras aulas

Alumnos 

Dentro del grupo de alumnos, se destacan, entre muchos otros:
  • Gabriel González Videla, Presidente de Chile, desde 1946 a 1952.
  • Jerónimo Méndez Arancibia,  médico cirujano, Ministro del Interior del Presidente Pedro Aguirre Cerda, Vicepresidente de Chile (1941  -1942)
  • Bartolomé Blanche Espejo, Presidente provisional de Chile en 1932.
  • Francisco Bascuñán Guerrero, Gobernador de Ovalle en 1847 e Intendente de Arauco en 1852.
  • Pedro Pablo Muñoz, promotor de la Revolución de 1851 y participante de la Revolución de 1859.
  • Isauro Torres Cereceda, médico cirujano, diputado y senador.
  • Pedro Regalado Segundo Videla Órdenes, Cirujano de la Covadonga, muerto el 21 de mayo de 1879.
  • Francisco Machuca y Marín, militar, combatiente de la Guerra del Pacífico, primer corresponsal de Guerra chileno.

Anterior Insignia Liceo


Insignia usada por los alumnos hasta el año 2011. Cambiada por la actual de Liceo Bicentenario.


Historia Liceo Gregorio Cordovez


Fachada del Liceo Gregorio Cordovez
Imagen tomada de Panoramio.
El Liceo Gregorio Cordovez es un establecimiento de educación municipalizada de la ciudad de La Serena, Chile. Es el más antiguo liceo de la ciudad y el segundo más antiguo de Chile. Fue creado el 7 de abril de 1821 por decreto del Director Supremo Bernardo O'Higgins. En la actualidad y desde el año 2012 es Liceo Bicentenario.

El Liceo de Hombres Gregorio Cordovez de La Serena, fue fundado el 7 de abril de 1821 por decreto de la República firmado por Bernardo O'Higgins, Director Supremo de Chile, cristalizando los esfuerzos del Censor del cabildo serénense Gregorio Cordovez del Caso, de Francisco Varela, Procurador, de Jose Ignacio Cienfuegos Gobernador del Arzobispado y del Senado de la República que legalizara la conmutación del testamento del Señor Jose Arviñas y Zavala, por la creación de un colegio para varones.


Insignia actual Liceo Bicentenario Gregorio Cordovez



Actual insignia comienza a usarse desde Marzo del año 2012 debido al cambio de denominación del Liceo Gregorio Cordovez por el de Liceo Bicentenario de excelencia Gregorio Cordovez.


Fernando Binvignat Marín

Fernando Binvignat Marín.
Imagen tomada de Sicpoesíachilena.cl

Fernando Binvignat Marín (Coquimbo, Chile, 6 de junio de 1903 - 8 de febrero de 1977) fue un profesor de castellano y poeta chileno, reconocido con el Premio Regional de Literatura en 1975.

Nació el 6 de junio de 1903 en el sector denominado La Cantera en Coquimbo. Hijo de Enrique Binvignat Gibson y Rosa Elvira Marín García. Sus primeros estudios los realizó en el colegio San Antonio y posteriormente ingresó al Liceo de Hombres Gregorio Cordovez de La Serena, en donde posteriormente se desempeñaría como profesor de castellano y filosofía. Además, trabajó como profesor en otros establecimientos educacionales de La Serena y Coquimbo: el Liceo Gregorio Cordovez, la Escuela de Minas de La Serena, el Liceo Nocturno de Coquimbo, el Instituto Superior de Comercio de Coquimbo (realizando el curso "Técnica de la Expresión") y el Liceo Coeducacional Diego Portales.

Himno Liceo Gregorio Cordovez

Música: Alfredo Brendt V.
Letra: Fernando Bínvígnat M.


Toda plena de amor la mirada
con el himno triunfal del ayer,
recordemos la santa alborada
que hace un siglo empezó a
florecer.

Como un sol de vislumbres
gloriosas se alzó el brillo azul,
y con el sintió el niño,
cual lluvia de rosas,
los primeros encantos del bien.

José Joaquín Vallejo


José Joaquín Vallejo Borkoski, más conocido por su seudónimo Jotabeche (19 de agosto de 1811,Copiapó - 27 de septiembre de 1858, Totoralillo, Copiapó), fue escritor, periodista y político chileno, primer exponente destacado del costumbrismo en Chile. Sus artículos y cuadros de costumbres publicados por la prensa, se hicieron muy populares entre los lectores chilenos, siendo ampliamente celebrado por su humor escéptico y la capacidad de penetración en los temas sociales y situaciones cotidianas de su tiempo. Registró, como testigo de primera línea, el frenesí minero de Copiapó tras el descubrimiento del gran yacimiento de plata de Chañarcillo. Su estilo fue comparado con el del español Mariano José de Larra, a quien Vallejo admiraba abiertamente y leía a diario. Fue diputado por Vallenar (1849-1852) y Cauquenes (1852-1855).

Fue hijo de Ramón Vallejo y Guerra, un artesano platero, y de Petronila Borkoski Pérez, una descendiente de aventureros polacos que se habían involucrado en la explotación de cobre a finales de la Colonia. El padre a duras penas podía mantener a su numerosa familia con los pocos pedidos que recibía en la modesta villa de Copiapó.

La familia Vallejo, abandonó la ciudad tras el terremoto que asoló a la zona en 1819. Entonces emigraron a La Serena, donde se establecieron en casa de un tío, Juan José Espejo. Allí, José Joaquín comenzó a seguir estudios formales; primero en una escuela de franciscanos y, luego, en el Liceo de la ciudad. Al poco tiempo se transformó en alumno ayudante, consiguiendo algún escaso salario con al que ayudar a su familia. Más tarde, en 1828, Vallejo fue enviado a Santiago, donde existía el Liceo de Chile, plantel al cual contribuyó el gobierno con cuarenta y dos becas distribuidas entre diversas ciudades: la correspondiente a La Serena se concedió a Vallejo. El Liceo de Chile era regentado por el intelectual liberal español José Joaquín de Mora, quien buscaba establecer nexos entre el liberalismo y el romanticismo. En esas aulas Vallejo fue condiscípulo de otros futuros escritores, políticos y periodistas destacados de su país, como José Victorino Lastarria, y entabló duradera amistad con Manuel Antonio Tocornal y Antonio García Reyes. Todos terminarían por formar parte de la romanticista generación de 1842. Sin embargo, tras la derrota de los liberales en la Batalla de Lircay, la suerte del Liceo y si director estaba echada. Mora fue expulsado del país en febrero de 1831. Vallejos fue trasladado al Instituto Nacional, en 1832, donde estudió leyes, sin poder terminar la carrera por falta de dinero. Esto pese a que todos sus primeros años en Santiago trabajó como dependiente en una tienda.

En Santiago se acercaba la sucesión presidencial de 1841. Uno de los candidatos más sonados era Joaquín Tocornal, padre de su amigo de liceo Manuel Antonio. En apoyo a estos se integró como redactor del periódico La Guerra a la Tiranía. Allí hizo ejercicio de causticidad y virulencia, ridiculizando a Miguel de la Barra, el adalid del candidato Manuel Bulnes en la prensa.

Se transforma en Jotabeche
A fines de 1841, ya elegido Bulnes, Vallejo abandonó la capital y volvió a Copiapó, ahora convertido en una pujante ciudad por el descubrimiento del rico mineral de plata de Chañarcillo, en 1832. Desde entonces comenzó la etapa más prolífica de su creación: escribiendo sabrosos cuadros de costumbres para El Mercurio de Valparaíso y después en El Semanario.

Trataban estos artículos de la fiebre de la plata: el ambiente de las minas, las historias de riqueza instantánea, la caravana de aventureros y buscavidas que llegaban la ciudad. Entonces comenzó a firmar Jotabeche, supuestamente usando las iniciales de un vecino del pueblo, famoso por su amenidad y gracia: Juan Bautista Chaigneau.

En 1845 funda el periódico El Copiapino. En él comenzó a tratar temas relativos a la exaltación de las virtudes de la provincia y al choque entre provincianos y capitalinos. También enriqueció su repertorio con temas históricos y episodios patrióticos. Todo con un discurso que mantiene una cierta equidistancia entre la denuncia de los vicios sociales y la retórica de lo patrio.Ya entonces confesaba en cartas su admiración total por los textos del español Mariano José de Larra: "rara vez me duermo sin leer algunas de sus preciosas producciones", escribió a un amigo. Los contemporáneos también insistieron en calificarlo como el Larra chileno. El calificativo no cuestionaba su originalidad, más bien era un halago. Incluso tempranamente, en 1846, se podían encontrar en la prensa de Santiago frases como: Jotabeche es tan conocido en Chile como en España y Francia, Larra y Jouy.

En 1843 en medio la locura de la plata, se hizo elegir regidor de Copiapó. Su postura política, según sus contemporáneos era una incógnita. Pero un discurso abiertamente regionalista le permitió llegar a diputado por Vallenar y Huasco en 1849. Después repetiría la victoria por el distrito de Cauquenes, en 1852.

Vallejo se burlaba de del clima político de la capital, y no compartía los discursos ideológicos circulantes. Consideraba que los políticos de Santiago estaban aquejados de "tontedad". Aseguraba sentirse a gusto en Copiapó porque "la política tiene aquí un interés tan accesorio, tan microscópico, que ni siquiera puede considerársela como pasatiempo"

En 1850 se casó con su sobrina Zoila Vallejo en 1850. En 1851, a los 40 años, publicó el último de sus populares artículos en la prensa. En 1852 fue encargado de una infructuosa misión diplomática en Bolivia. Desde 1854 se vio aquejado de una enfermedad pulmonar, posiblemente tuberculosis. En busca de medicinas cruzó a Argentina en 1857, pero debió volver al sentirse agravado. Quien se definía a sí mismo como un "hombre del vulgo, soldado raso en nuestras filas de escritores", murió en Totoralillo, en las cercanías de Copiapó, 27 de septiembre de 1858.

Obras
El Copiapino, fundado por Jotabeche en 1845 y primer periódico publicado en la región de Atacama.

En vida del autor sólo se publicó un volumen recopilatorio de sus escritos:
- Colección de los artículos de Jotabeche publicados en el Mercurio de Valparaíso, en el Semanario de Santiago y en El Copiapino, desde abril de 1841 hasta septiembre de 1847. Imprenta Chilena, 1847.Santiago.

Póstumamente se editó una ampliación del anterior trabajo:
- Colección de los artículos de don J. Joaquín Vallejo publicados en varios periódicos bajo el seudónimo de Jotabeche: 1841-1847. Imprenta del Deber, 1878. Valparaíso.

Entre sus artículos se pueden citar:
- El provinciano renegado
- Los cangalleros
- El carnaval
- La cuaresma
- Algo sobre los tontos
- Los descubridores del mineral de Chañarcillo
- Los chismosos
- El último jefe español de Arauco
- El cuaderno eterno


José Ravest y Bonilla, ex alumno del Liceo Gregorio Cordovez

José Ravest y Bonilla (1823-1900) fue abogado, escritor y magistrado chileno.

Nació en La Serena, Chile en agosto de 1823. Fueron sus padres el teniente coronel de la independencia Ramón Ravest y Castillo y la señora Tadea Bonilla. Hizo sus estudios de humanidades en el Instituto Literario de La Serena y cursó ciencias naturales bajo la dirección del sabio Ignacio Domeyko. Su aprovechamiento lo colocó, desde su más corta edad, entre los primeros alumnos del colegio, y siendo muy joven, ocupó puestos de distinción en el profesorado. En 1837 se inició en la carrera del profesorado en el Liceo de La Serena, distinguiéndose como un latinista verdaderamente notable. Habiéndose trasladado a Santiago, en 1841, ingresó al Instituto Nacional, dando comienzo al estudio del derecho en la sección universitaria. En este plantel de educación se hizo acreedor al aprecio del rector Francisco de Borja Solar y mereció el nombramiento de profesor de humanidades.

Periódico El Minero de Coquimbo editado en el Liceo Gregorio Cordovez

Ejemplar de El Minero de Coquimbo.
Imagen tomada de Wikipedia.



El primer ejemplar de El Minero de Coquimbo apareció el 22 de marzo de 1828. Su lema se encontraba en latín y decía: Nihil est sine moderata libertate (La libertad sin moderación no es nada). El Minero de Coquimbo era un periódico chileno, de ámbito local, editado en La Serena en 1828. Fue el primer periódico creado en la región, y tuvo una existencia de 25 números.

Se editaba en la Imprenta del Instituto Departamental de Coquimbo, actual Liceo Gregorio Cordovez. Su formato era similar a una hoja oficio de nuestra época, impreso a dos columnas de 7,4 centímetros, con cuatro páginas. Su redactor era Hipólito Belmont.